Sinopsis

Esta es la historia de Emma Thompson,una muchacha que vive en un pequeño pueblo llamado Mystic Dark.Su vida era perfecta hasta que una serie de asesinatos comienzan a suceder y el principal sospechoso es el amor de su vida, Damen. Pero sus sospechas podrian ser ciertas cuando su hermano y Damen comienzan a comportarse de un modo extraño,aunque es posible que siempre hayan sido asi.Emma sabe que ellos ocultan algo y no se dara por vencida hasta descubrirlo.Pero todo eso deja de importar cuando Emma descubre la verdad de su origen, su verdadera identidad.







¿Qué sera el monstruo que ataca Mystic Dark?¿Cuál sera el secreto que olcultan Damen y Christian?¿Podra ella ser capaz de descubrir su pasado?¿Y salvar su futúro?







domingo, 22 de agosto de 2010

Capitulo 2-Sweet and Bitter


Cárcel Personal
POV Débora



Luego de un fastidioso viaje, unas 12 horas. Llegamos a Trinity, ya había oscurecido. Hannah dormía con los audífonos de su reproductor aun puestos, podía escuchar la música, me acerque y quite el repro con cuidado de su mano, y lo guarde.

La removí con cuidado.

-Hannah, llegamos – luego de llamarla me aparte rápidamente, sabía lo que venía…

Como siempre mi hermano lanzo un golpe al aire y abrió los ojos rápidamente.

-¡Ah! – grito, jadeante. Me miro y suspiro.

Mi hermana estaba a la defensiva hasta cuando dormía, tenía un mecanismo de defensa excesivo.

Suspiro – Al fin, ya no siento el trasero – bostezo. Abrió la puerta y salió del taxi.

El taxista bajo del auto después de que nosotras lo hicimos. Abrió la maletera y saco nuestras maletas. Nos las entrego.

-Gracias – le dije.

-A sus órdenes, Señoritas – respondió educadamente, seguidamente se monto en su auto color amarillo chillón y arranco.

Hannah suspiro – Bueno, no está ni feo este lugar – soltó para mi sorpresa haciendo un comentario positivo.

Por primera vez me voltee para ver la gran casa blanca, de tejas color ladrillo, paredes de piedra y unos balcones, s notaba que tenia fácilmente unos cinco pisos. Era bonito a primera vista. Vi como en la parte superior estaba el nombre del instituto en letras grandes y doradas: Colegio
Elizabeth Lee Lea Mition.

Que nombre tan largo.

-Todo esta tan silencioso, creo que esto necesita algo de… explosiones…tanto silencio me aturde – sonrió, como siempre a medias – aunque pensándolo bien, creo que lo primero es saber donde es el terreno más grande, para que los daños sean mayores.

-Hannah, no estarás hablando en serio…

Me miro y esa sonrisa malévola que me asustaba estaba allí.

-Sabes que nunca bromeo, odio los chistes y las risas… entonces si sabes eso… ¿Por qué crees que estoy jugando?

Suspire – Aquí vamos de nuevo…

-¿Me ayudaras?

Negué con la cabeza – No. No lo pienses. Pero a la hora de culpables estaré en la lista.

Frunció el seño – Siempre pagas por lo que yo hago, ¿eres tarada Débora?... a veces me da miedo todo ese espíritu hippie y emo que irradias. Eres demasiado alegre.

-Mmm, debemos ser felices a esta edad… lo que sucede es que tu eres muy oscura, querida Hermana.

-Luego de que tenga venganza seré feliz. Solo ese día, sabré lo que es sonreír de nuevo.

-Hannah, cuantas veces debo decirte que esa venganza no tiene un punto, no existe.

-Cuando los encuentre, te lo demostrare…Los culpables no estarán ocultos por siempre, el karma
de la vida los traerá a mí de nuevo… el que las hace las paga.

-Hannah. ¿Qué es lo que piensas?... nunca se que pasa por tu mente ni aunque puedo escucharla, ¿de qué demonios quieres vengarte?... ¿Quiénes volverán a ti?

-Los asesinos de nuestros padres. Puede que tú te la creas pero algo los asesino y yo averiguare que es… ahora entremos de una vez, nos saldrán raíces aquí paradas – luego de decir eso, tomo sus maletas que descansaban en el suelo y camino con paso firme a las puertas de madera.

POV Hannah.

Mi conversación con mi hermana me había dejado pensativa, “eres muy oscura”. Tenía mis razones. Perder a mis padres me había enseñado a ver la vida desde el punto de vista oscuro, el más realista y crudo. Para evitar golpes y decepciones. La vida no siempre era el cuento feliz con una casita donde vive una familia y todos se quieren. Yo tenía eso. Hasta que mis padres murieron.

Ella no tenía idea de las oscuras cosas que se me pasaban por la mente. Tampoco se las revelaría. No necesitaba que me dijera que estaba loca. Eso no era una noticia nueva. Más bien opte por ignorar sus preguntas y entrar de una vez a esa cárcel personal. Ya era de noche y reinaba el silencio, un lugar aburrido. En mi antiguo instituto nunca había silencio, por las noches los hijos de Fred –el cual estaba sordo y cuidaba las instalaciones del instituto - Robaban sus llaves y hacían fiestas en el gimnasio, la policía de esa ciudad era una mierda, nunca nos descubrían. Todo un desastre con ese montón de chicos y putillas con las que me la pasaba, pero ninguno de esos idiotas merecían tener mi amistad, solo era para pasar el rato. Mis únicos amigos eran Dafne y James. Aunque nunca lo admitiría, los…eso mismo, ese sentimiento tonto que siente todo el mundo hacia sus amigos. La verdad no me gustaba ni escuchar esas palabras. Pero mi hermana siempre las repetía.

Le di unas patadas a la puerta, mientras que Débora tocaba un timbre.

No tardaron en abrirnos, una mujer rubia de unos ojos azules y una piel blanca cremosa. Era muy bonita.

-Buenas noches, ¿son las hermanas Summers?

-Buenas noches. Si somos Hannah y Débora – dijo mi hermana – es un placer, ¿usted es? – extendió la mano, la mujer con una sonrisa la tomo y respondió.

-Es un placer, Débora –la miraba como si tuviese tres ojos o algo así -Soy la directora del internado, Rachel Weber – me tendió la mano, era lo suficientemente educada para tenderle la mía.

-Pasen chicas, es algo tarde por lo que sus compañeras de cuarto estarán dormidas. Pero ya las conocerán mañana, las llegare a una habitación libre, pero mañana tendrán sus respectivos cuartos.

La mujer de figura esbelta y un cabello rubio ondulado que le caía hasta los codos, nos guio a unas habitaciones que quedaban en la planta baja del internado.

Saco un manojo de llaves de su blusón azul zafiro y abrió la puerta.

-Mañana vendré por ustedes temprano para ubicarlas, sabíamos que llegarían algo tarde por lo que le preparamos esta habitación.

-Gracias – dijimos mi gemela y yo.

-Que descansen – nos dijo cuando estuvimos dentro del cuarto y cerró la puerta a nuestras espaldas.

Deje una de mis maletas en el suelo y la otra la abrí sobre la cama saque una pijama, una sudadera y unos pants marrones.

Me tire en una de las dos camas, que casualmente había allí. No me tome la molestia de mirar la habitación con atension.

-Buenas noches – dijo Débora.

-Eso mismo. Hablamos mañana.

No tarde en sumergirme en un profundo sueño, estaba cansada a pesar de haber dormido la mayoría del camino.

-Bienvenidas - escuche, luego perdí la conciencia por completo.

Escuche el despertador, la tonta de mi hermana no lo había olvidado. Ignore el sonido y me envolví aun mas en mis sabanas. No tenía ganas de despertar.

-Hannah, es tarde. Levántate.

-¿Qué hora es? – pregunte aun con los ojos cerrados.

-Las seis y cuarto.

Abrí mi escucho mental - Esto es un crimen ¿y tú dices que es tarde?... estás loca.

Se rio – Lo digo porque sé cómo eres de problemática por las mañanas se que vendrás despertando en media hora…

Me senté en la cama – Tienes razón – dije y caí de nuevo en mi almohada.

Escuche a mi hermana reírse.

-Mmm… tenemos baño – comento más para sí misma.

-Ujummm – Cállate de una vez ¿quieres?

Escuche como abría la regadera, yo fui despertando poco a poco, hasta que por fin estuve de pie.
Al salir mi hermana entre yo. Escuche como tocaban la puerta, luego la voz de Débora dando las gracias.

-¿Quién era? – pregunte cuando Salí de ducharme.

-El prefecto. Nos ha traído los uniformes.

Suspire - ¿Uniformes?... esto ya no me agrada.

Me entrego el mío, que estaba sobre mi cama. Era un uniforme de falda, con cuadros, como tela escocesa o yo que sé, una blusa blanca, una corbata vinotinto que hacia juego con la falda algo larga, una chaqueta igualmente vinotinto y unas botas escolares negras.
Bueno al menos no estaba tan horrible, aunque prefería la ropa casual.

No tardamos en vestirnos.

-Esta falda es tan larga – me queje – se me irritara el trasero.

Mi hermana rio – Vamos, Hannah no seas dramática – contesto ella mientras alisaba su castaño y
liso cabello.

Yo por el contrario solo le di unos toques al mío - que tenia esas ondas permanentes - rojo escarlata que parecía encender mi cabeza.

Tocaron la puerta.

-Buenos días, chicas. Soy la Srta. Weber.

Rachel, como lo prometió. Fue por nosotras. Lo primero que hizo fue mirarme y pedirme que acomodara mí uniforme, camisa por dentro, chaqueta cerrada y los botones hasta arriba, arreglar la corbata…. No se permiten los reproductores en clase…en fin, nada era muy distinto a mi antigua escuela, excepto los de los uniformes. Y de igual forma no sería muy distinto mi comportamiento frente a las normas.

Salimos de la habitación cuando faltaban unos quince minutos para entrar a aplastarnos en una silla mientras un anciano loco hablaba pendejadas…si eso significaba las horas de clase para mí.

Había chicos uniformados por todos lados, los cuadros empezaban a marearme. Todos nos miraban como es lo típico, las nuevas. Además de que sabía que no perdían el detalle de mi cabello, algo…llamativo.

Me daba igual.

Nos guio a nuestros casilleros, cada uno tenía en un cuadro dorado, grabada la inicial de nuestros nombres y seguido el apellido; el mío era “H. Summers”. Se nos dio un horario. Nos informo que en cada clase nos irían dando nuestros respectivos libros.

-Su salón esta en el segundo piso síganme, por favor – pidió Rachel.

Al llegar al salón A3-5. Ya había chicos dentro, acomodándose. Al entrar la directora, todos la saludaron en coro y tomaron asiento.

-Buenos días, Chicos. Vengo a presentarles a sus nuevas compañeras, llegan con unas semanas de atraso pero espero que las ayuden a ponerse al día y la reciban amistosamente como se les ha enseñado en la institución – sonrió y todos asintieron – ellas son las hermanas Summers – dijo señalándonos – vienen de Arcas, un pueblo lejos de aquí…

En ese momento mire a todos, pero lo que llamo mi atención fueron unos ojos grises – más claros que los míos, los cuales tenían a diferencia de los suyos un toque verdoso - Un chico de cabellos castaños y no podía negarlo guapo, me miraba. Me obligue a apartar la mirada sin darle mucha importancia.

-Buenos días, chicas – me saludo una señora con gafas, una profesora, morena y de ojos verdes – tomen asiento.

Obedecimos. Nos sentamos en un par de puestos que quedaban en la parte de atrás, sobre la mesa estaba el primer libro. Y la profesora que era de filosofía, hablo sobre esas tonterías que ni siquiera escuchaba solo me dedicaba a mirar a la nada.

-¿Por qué no nos cuentan que las ha traído Elizabeth Lee Lea Mition? – nos pregunto.

Joder, ese nombre era larguísimo, ¿Cómo decía todo eso sin tomar aire?

Levante la mano - ¿Enserio quiere saberlo, Profesora?

Ella asintió con una sonrisa.

-Después no quiero quejas – dije poniéndome de pie – seré completamente sincera…

-Hannah no iras a… - escuche a mi hermana.

-Bueno, la historia es algo larga pero… lo resumiré. Mi tía tiene un prometido que esta buenísimo

–Ok, primera mentira Chris era de todo menos guapo mucho menos estaba buenísimo - me lo quería tirar y ella me encontró infraganti – conté con todo despreocupado la mentira que les decía a todos – luego me envió para acá, para que no me folle a su prometido, fin de la bonita historia que nos trajo aquí…

Todos me miraban sorprendidos, otros conteniendo la risa. Débora no me miraba escondía su cara entre sus manos. El chico de ojos grises me miraba con una expresión que no descifre, me daba igual lo que pensara de todas formas.

-¡Señorita Summers! – Exclamo la profesora – modere su vocabulario. No diga semejantes vulgaridades en el aula. Debe ser una dama ante todo, y eso no lo dice una chica decente a todos los vientos.

Esta vieja idiota diciéndome indecente.

Me reí – No soy una chica descante, caliente si podría decirse me he follado a medio pueblo. Así que usted saque sus propias conclusiones.

Y como lo sabía, mi primer día, primera clase y a primera hora, estaba con la directora.
Después de toda esa charla, lo que le falto fue dejarme de tarea una plata de 500 líneas que dijera la oración “no debo decir follar en clase”…Por favor, como si los muñequitos de plástico y princesitas de hielo, no supieran el significado de esa palabra.

-Espero que no vuelva a repetirse semejante espectáculo. No es bueno para su imagen, se que tal vez lo que quiere es darse a conocer entre sus compañeros, llamar la atención es algo muy común a su edad, pero hay otros medios. Srta. Summers, es un joven muy linda salta a la vista sin necesidad de hacer esas cosas.

-No es por llamar la atención, creo que con mi cabello tengo – me puse de pie – Simplemente respondí una pregunta pero en este lugar esta prohíbo expresarse, una cárcel disfrazada de escuela… ¿puedo irme?...estoy aburrida.

Suspiro – Trate de comportarse si quiere seguir en esta institución, por ser su primer día y su primera falta lo dejare pasar, pero la próxima vez tendrá un merecido castigo.

-OKOK. Ahora solo déjeme ir.

Se puso de pie y me abrió la puerta – Déjeme acompañarla y mostrarle la cafetería.

Asentí.

Caminábamos en silencio, por fin había dejado de hablar hasta que una chica nos detuvo.

-Buenos días, Srta. Weber – saludo una chica castaña. Delgada y con un maquillaje cargado en el rostro.

-Buenos días, Srta. Rose. ¿En qué puedo ayudarle?

Sonrió – Quería sugerirle un par de cosas, ideas nuevas para el club de teatro – me miro – oh disculpa que mal educada soy. Mi nombre es Lina – me tendió la mano – bienvenida a la escuela.

Mire su mano, unas uñas perfectamente pintadas con esmalte rosa. No nos llevaríamos bien, odiaba a las barbies.

-Hannah – respondí dejando su mano tendida.

-Vamos a la misma clase – dijo con ánimo.

-¿Y…?

La chica perdió su sonrisa y alzo una ceja.

-Bueno, ¿Qué me decía del club de teatro? – intervino, Rachel.

-Pasemos a su despacho y le explico mejor.

La chica me tropezó el hombro al pasar por mi lado.

OH, qué miedo – SARCASMO MAYUSCULO.

Seguí caminando y tratando de recordar donde quedaba la cafetería, donde de seguro estaría Débora. Sonó mi móvil lo saque mi media, eran largas allí podía meter el móvil. Revise era un mensaje de Dafne.

“ !Holaaaaaa Chicas! ¿Cómo les va? ¿Qué tal es su nueva cárcel? ¿ya estas en detención verdad? ajajaja... ¡Las queremos!, Hannah por una vez en tu vida se amable y respóndenos ¿Vale? Jajaja se que estarás de un humor de los mil demonios y sé que pasaras por alto el mensaje. Por cierto James, pasó el examen de cálculo y yo no ¡y se copio de mi! ¿Pueden creerlo?...sé que el móvil de Deb está cortado así que no te queda de otra te fastidiaremos hasta que ella page renta jajaja. Besitos”

Mientras me dedicaba a responder tropecé con algo, o mejor dicho con alguien. Un chico.

-Lo siento – dijo un voz profunda.

-Mmm…está bien. No miraba por donde iba – respondí sin ni siquiera mirarlo bien, seguía concentrada en mi móvil, seguí caminando.

-¡Hey! ¡Me llamo Jake!

Sonreí – Bien por ti. Tus padres no te quieren con semejante nombre – y seguí mi camino sin ni siquiera voltear.

Cuando me encontré de nuevo a mi hermana, en la cafetería del instituto. Estaba sentada con unas tres chicas y un par de chicos, ella era muy amable y sociable…yo solo era… la chica mala conducta y a la que le encantaba decir obscenidades según la Srta. Weber.
------------------------------------------------------
Cap. 2 opiniones? sugerencias? un saludo o lo que sea XD
Comenten
Caro y yo ... we♥Coments :)
Gracias por pasar!
hasta el prox cap!
DOMINGO :D

7 comentarios:

  1. Love it !!!!
    Ame , amee el capitulo !!
    Estuvo muy muy genial y marivilloso .
    Primero me gusto como se presento Hannah en classe , hay que ser directa no ? .
    Debora es todo un angel , ojala que tuviera una hermana que me levantara en la mañana no mi irritante reloj ! .
    Ese Chico ..Jake , parece ser lindo y amable .
    Me encanto el capitulo.
    Publica pronto !!
    Te quiero mucho
    Bye

    XoXo
    Rosebelle !

    ResponderEliminar
  2. hola
    muy divertido y sarcastico..me gusto
    nos leemos
    un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Hola mi Linne, que ganitas de hablar contigo de nuevo, ya volvi de mi viaje y te eche mucho de menos, por cierto ya veo que estas colgando los capis de Sweet aquí en este blog tambien, esta historia me quita el sueño, me encanta y estoy deseando de ver a donde llegan estas dos hermanas, un beso amor y ya lo sabes pero no puedo mas que repetirtelo
    Te quiero mucho cariño
    Irene

    ResponderEliminar
  4. Hola

    Me llamo Romina, soy administradora de un directorio web/blog. Tengo que decir que me ha gustado su página y le felicito por hacer un buen trabajo. Por ello, me encantaría contar con tu sitio en mi directorio, consiguiendo que mis visitantes entren también en su web.

    Si estás de acuerdo. Házmelo saber.

    Suerte con tu web!
    rominadiazs@hotmail.com

    ResponderEliminar
  5. en primer lugar decir que me ecanta tu blog
    despues queria que leyeras mi blog http://landnobody.blogspot.com/ y que me deas tu opinión y si no es mucho pedir k me sigas
    bueno sbesitos y sigue asi de genail.

    ResponderEliminar
  6. Hola, me encanta tu blog,
    por favor, cuando tengas tiempo pasa por el mio
    es: http://eldiariodeunachicaespecial.blogspot.com/
    soy nueva y me gustaria que mi historia sea conocida
    publica pronto
    besos, Ine

    ResponderEliminar
  7. me gusta mucho esta historia de verdad,por favor pasate por mi blog soy nueva http://noche-oscura-sara.blogspot.com/

    ResponderEliminar